¿Qué es el cáncer?

Los Japoneses clasifican las enfermedades de los humanos en dos grandes categorías: Enfermedades contagiosas y enfermedades degenerativas en los adultos. Las enfermedades contagiosas son ocasionadas por distintos virus y bacterias. Hoy en día la ciencia médica ha avanzado mucho en este campo y las tiene bajo control. Las enfermedades degenerativas en los adultos son causadas por los deshechos ácidos tóxicos generados por el mismo cuerpo. La enfermedad más temida de esta categoría es el cáncer, que causa un elevado número de muertes en los Estados Unidos de Norteamérica


Hay dos teorías sobre el desarrollo del cáncer. En 1923 el biólogo y químico alemán, el Dr. Otto Warburg (1883-1970) descubrió la ‘causa’ del cáncer, por lo cual le fue otorgado el Premio Nobel en 1931. En su libro, “El Metabolismo de los Tumores” ( The Metabolism of Tumors), el Dr. Warburg explicó que la causa primaria del cáncer se encontraba en la reposición del oxígeno en las células normales del cuerpo debido a la fermentación del azúcar, fenómeno que se da en el proceso de la respiración química de dichas células. El desarrollo de células cancerosas es un proceso de fermentación, que tiene su origen únicamente en la ausencia de oxígeno. El Instituto Nacional del Cáncer confirmó en los años 1950 la teoría del Dr. Warburg; sin embargo, ha sido muy escaso el trabajo realizado desde entonces, para determinar la causa de la deficiencia de oxígeno en el cuerpo humano.


Herman Aihara, en su libro, Acido y Alcalino (Acid & Alkaline), declara lo siguiente:


“Si la condición de los líquidos extra-celulares, en especial la sangre, es ácida, el resultado será el cansancio, la tendencia a resfriarse, etc. Cuando estos fluidos se hacen aún más ácidos, nuestra condición empeora con dolores y sufrimiento tales como dolor de cabeza, del pecho, del estómago, etc. Según Keiichi Morisihita en su libro “El origen secreto del cáncer” (Hidden Truth of Cancer), si la sangre se hace aún más ácida, nuestro cuerpo inexorablemente depositará estos elementos ácidos en algún lugar del organismo, con el fin de preservar la condición alcalina de la sangre.


A medida que esta condición continúe presentándose, esas áreas donde se han depositado los elementos ácidos, aumentarán la acidez causando la muerte de muchas células que a su vez van a incrementar la acidez general. Sin embargo, algunas células se van a adaptar a esta nueva situación. Dicho de otra manera, estas células en vez de morir, como lo hacen las células normalmente en un medio ácido, sobreviven convirtiéndose en células anormales. Estas células son conocidas como células malignas. Estas células malignas no atienden los mensajes enviados por el cerebro ni los producidos por el código genético, el ADN. Por consiguiente las células malignas crecen indefinidamente y sin ningún orden. Este es el cáncer.”


En los Estados Unidos comenzaron a darse cuenta que la dieta tiene que ver con el cáncer. El cáncer es producto del exceso de ácidos en el cuerpo, y ese ácido se origina en los alimentos que comemos.


Puesto que el cáncer es producido por el exceso de desechos ácidos en el cuerpo, el mejor método para prevenirlo es tomar una dieta alcalina en combinación con agua alcalina. El agua alcalina no tiene ningún valor nutritivo pero tiene altos niveles de oxígeno por lo cual nos da energía, y por su nivel de alcalinidad y de antioxidantes se dice que es medicinal ya que previene enfermedades; al neutraliza los ácidos y mejora la circulación de la sangre. Con una sangre alcalina circulando a través del cuerpo se impide el desarrollo de células malignas cancerosas y aún más, se eliminan las que puedan existir.

Publicaciones Destacadas
Publicaciones Recientes
Siguénos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

2015. Derechos reservados. Vive Saludable

ventas@vivesaludable.org

Tel. (81) 1487 0638

  • Facebook App Icon

Solicita información